Biografía de Viego

Con el futuro juego de Riot Games, Ruined King: A League of Legends Story. Queremos repasar la historia de los personajes y lugares en donde se desarrollará la historia del mismo. El día de hoy repasaremos la biografía de Viego, El Rey Arruinado.

Pocos tienen conocimiento del reino que queda al este, más allá de los océanos, cuyo nombre se encuentra olvidado entre las ruinas que salpican sus costas. Son menos aún los que saben que allí gobernó un joven necio con un corazón perdidamente enamorado que fue la causa de su destrucción.

El nombre del que ahora representa una grave amenaza para todos era y es Viego.

Era el segundo hijo del rey de una dinastía y no estaba hecho para el liderazgo. Más bien al contrario, vivía una vida de lujos que lo tornaron engreído y egoísta. Sin embargo, tras la repentina muerte de su hermano mayor, Viego, que carecía de inclinación por gobernar y también de las aptitudes necesarias, fue coronado.

Apenas mostró interés por su posición hasta que conoció a una costurera, Isolde. Su belleza lo atrapó de tal forma que el joven rey le propuso matrimonio, y así fue como uno de los gobernantes más poderosos de la época contrajo nupcias con una plebeya.

Su romance era cautivador, y Viego, que en rara ocasión había mostrado interés por nadie que no fuera él mismo, le consagró su vida a ella. La pareja era inseparable: el rey casi nunca iba a ninguna parte sin Isolde, no dejaba de prodigar regalos a su reina y la atención que le procuraba rara vez cesaba.

Los aliados de Viego estaban enfurecidos. Al verse incapaces de generarle interés por gobernar y con la nación empezando a desmoronarse bajo su cuestionable mandato, algunos conspiraron en secreto para poner fin a un reino que ni siquiera había empezado. Entre tanto, los enemigos de su patria vieron una oportunidad para atacar. Las víboras estaban cada vez más cerca.

Entonces, un día, la daga envenenada de un asesino fue dispuesta a dar con Viego. Pero el rey contaba con una buena defensa, y la daga no acertó adonde se había dirigido, sino que terminó clavada en Isolde.

La toxina se extendió con rapidez, y la reina cayó en un terrible letargo, mientras que Viego no podía sino limitarse a presenciar horrorizado como empeoraba el estado de su esposa. Sobrepasado por la furia y la desesperación, gastó todas y cada una de las monedas de sus cofres intentando salvarla.

Desgraciadamente, todo fue en balde. Isolde falleció en su cama, y la locura consumió a Viego.

La búsqueda de un antídoto llegó a ser desesperante, una obsesión. El rey no era capaz de aceptar la muerte de su amada, por lo que todos los tesoros del reino (cada porción de riqueza) se consagraron a su misión de recuperarla. Cuando en aquella tierra proliferó el caos, Viego se fue a un escondite apartado con el cuerpo de Isolde, donde engendraría en su ser el odio y la violencia.

Un día, se enteró del secreto de las Islas Bendecidas: oyó hablar de las aguas que sanaban cualquier enfermedad. Con un gran ejército, Viego asaltó aquella pacífica tierra valiéndose de la fuerza, masacrando a todo el que se cruzaba en su camino hasta haber traspasado el santuario interior y dejar a su esposa a la deriva bajo sus aguas benditas. Ella volvería a él, sin importar la destrucción que hubiese causado. Sin importar el precio.

Y, por un solo momento, así fue.

Isolde emergió con la forma de un espeluznante espectro envuelto en sombras y furia y, por el dolor, la rabia y la confusión que le generaba haber sido apartada de los brazos de la muerte, tomó la espada encantada de Viego y con ella le atravesó el corazón. La magia de las aguas y la de la antigua espada colisionaron. La energía de la cámara estalló y arrasó las Islas, condenando a todo con lo que entraba en contacto a una tormentosa consciencia no muerta.

Aunque de todo eso, Viego no recuerda nada. Su nación se vio inmersa en la ruina, grandes países se levantaron y cayeron y, con el tiempo, incluso el nombre de aquel rey cayó en el olvido… Hasta que un día, mil años después de su muerte, Viego se volvió a levantar. Y esta vez no fallaría.

Con la misma peligrosa obsesión que le controlaba la mente en vida, el inquebrantable y perturbado amor de Viego alimenta cada una de sus acciones, aspiraciones y atrocidades. La mortífera Niebla Negra fluye a su antojo desde el corazón roto de Viego y le arrebata la vida a todo lo que toca. El rey utiliza la Niebla para rastrear el mundo en busca de una forma de hacer que Isolde regrese a su lado.

Caerán legiones enteras ante su presencia solo para volver a ponerse en pie a su servicio, habrá continentes engullidos por esa oscuridad viviente, y el mundo pagará caro cada momento de felicidad que le fue arrebatado a un antiguo gobernante abatido por un amor capaz de consumirlo todo. Le trae sin cuidado la destrucción que siembre, siempre y cuando pueda volver a ver a Isolde.

El suyo es un reino de terror.

El suyo es un amor eterno.

Y hasta que Isolde vuelva de nuevo a su lado, todos caerán ante el Rey Arruinado.

Si deseas saber más sobre la historia de Viego puedes acceder al siguiente link.

Deja un comentario